El punto de encuentro del tiempo libre educativo
28 de junio de 2017
26/05/2017 11:22h
La montaña, un buen “entrenamiento” para entender la vida
Núria Burgada
Maestra de la Escuela Rural Ridolaina. Madre de Kílian Jornet. Amiga de la Transpirenaica Social Solidaria.

La Transpirenaica Social Solidaria es una oportunidad magnífica para aprender, entender y comprender todos estos valores que la montaña nos pone delante con el andar de cada día y con el convivir juntos. Hablo desde el corazón y desde mi experiencia como maestra durante más de 25 años y como madre. Hace poco fue mi cumpleaños y en fechas como estas una suele reflexionar sobre la vida y la trayectoria que le ha llevado hasta el momento en el que está ahora, especialmente cuando ya tienes una cierta edad como es mi caso. Y en la vida, lo más importante es luchar por tu sueños. Unos sueños que tendrían que ser respetuosos con las personas y también con el planeta en el que vivimos. Y para conseguir los sueños uno tiene que luchar, esforzarse y levantarse cada vez que tropieza o se equivoca. Porque nunca nada ha sido fácil ni sencillo. La vida es compleja y hace falta saber caminar a través de ella con firmeza, confianza y dedicación.

 

Como montañera pienso que la montaña es un buen “entrenamiento” para entender la vida y por eso me siento tan bien en ella. La Transpirenaica Social Solidària es una oportunidad magnífica para aprender entender y comprender todos estos valores que la montaña nos pone delante con el caminar de cada día y el convivir juntos. Porque la montaña en su cruda sencillez nos pone un espejo para que veamos lo que somos y el contacto continuo con ella nos transforma.

 

Me gustaría acabar con la “carta de valores” de mi hijo, Kílian Jornet, que define muy bien lo que él siente en la montaña y que se puede transferir a la vida en general.

 

1. Nadie nos dijo qué éramos. Nadie nos dijo que fuéramos. Nadie nos dijo que sería fácil. Alguien dijo que somos nuestros sueños. Que si no soñamos, estamos muertos.
Lucharemos por nuestros sueños, seguiremos nuestras pasiones, porque creemos que el sentido de la vida está en no seguir el camino de nadie. El sentido es trazar nuestro camino hacia lo que queremos. Y a pesar de las dificultades, aprenderemos en cada caída para poder continuar.

 

2. Nuestros pasos siguen el instinto que nos lleva hacia lo desconocido.
Arriesgarse no es apostar, es evolucionar, es cambiar la persona que somos. Ser libre es ser nosotros mismos, no seguir a nadie, es tomar nuestras decisiones. Es elegir. Elegir formar una familia, elegir llegar a la cima, elegir un trabajo. En la montaña, nosotros somos los que trazamos nuestra huella, los que decidimos si bajar o no una canal, si subir una cima u otra. A veces acertamos y a veces no, pero nosotros abrimos nuestra traza en un lugar donde no hay caminos.

 

3. No miramos los obstáculos que hemos superado, sino los que tenemos por delante.
Tenemos que aprender del pasado, sin vivir en él, coger experiencia de lo que hemos vivido y el respeto y el miedo para poder construir un futuro sólido. El pasado no es la vida que nos hace vivir. Lo que hacemos hoy no debe ser un crédito para asegurar el mañana. Viviremos cada instante del presente mirando lo que tenemos ante nosotros.

 

4. No se trata de ser los más rápidos, los más fuertes o los más grandes. Se trata de ser nosotros mismos.
«¿Hasta qué punto las dificultades extremas justifican medios extremos?», se preguntaba Walter Bonnati. El hombre ha demostrado que con la tecnología es capaz de construir lo que se proponga. Pero, ¿tiene algún sentido? Tenemos que aprender a vivir con menos, con lo que necesitamos para poder ser lo más humanos posible, para estar al máximo de adaptados al medio, a la naturaleza. Nuestra fuerza son nuestros pies, nuestras piernas y nuestro cuerpo, nuestra mente.

 

5. No somos corredores, alpinistas o esquiadores... ni siquiera deportistas... somos personas.
Las emociones compartidas no suman, multiplican. Una cima no es un punto geográfico, una fecha y un crono. Una cima son recuerdos, emociones almacenadas dentro de nosotros, son las personas que nos acompañaban o nos esperaban abajo. Nosotros mismos somos todas las personas que amamos y admiramos, que nos acompañan cuando no están presentes.

 

6. No estamos seguros de lograrlo, pero estamos convencidos de conquistar la felicidad.
Fracasar es no intentarlo. Fracasar es no disfrutar de cada paso del camino, fracasar es no sentir. Habrá puñetazos, habrá dolor y objetivos que quedarán lejos, pero en ningún caso podemos fracasar si el camino es pleno, aunque no consigamos la cima.

 

7. Con simplicidad.
Iremos a la montaña sin intermediarios, sin asistencia, sin ayudas externas, con humildad, sin querer ser superiores a la montaña, porque sabemos que es mucho más fuerte, e iremos hasta donde nos deje ir. Aprenderemos a convivir con el mundo real, el de las rocas, las plantas y el hielo, el que hay bajo el cemento. El que estaba antes que nosotros y que estará cuando nos vayamos.

 

8. En silencio.
Haremos que nuestros pasos no se noten, siguiendo un camino ecológico, sin dejar nada más que nuestras huellas, que el viento borrará. La vida auténtica es la que llevamos dentro de nosotros, y es en el silencio donde nos podemos explorar a nosotros mismos.

 

9. Con responsabilidad.
Porque en la montaña no hay una mano para ayudarnos cuando estamos en peligro, no podemos abandonar el camino porque no hay camino, pero tampoco hay nadie para felicitarnos cuando consigamos lo que nos proponíamos. Porque la montaña está lejos de la hipocresía, porque la montaña es sincera. Somos responsables de todas nuestras acciones, salgan bien o mal.

 

10. ¿Qué buscamos? ¿Quizás vivir?
¿Cuál es el objetivo final de toda empresa, de toda aventura, de la vida? ¿Es conseguir objetivos o caminar hacia ellos? ¿Es atrapar el horizonte o descubrir los paisajes que atravesamos andando? ¿La vida es la medalla de la llegada o las emociones y sentimientos que hemos almacenado en nuestro interior? Somos hombres forjados en sueños, emociones y sentimientos.

 

Kilian Jornet, diciembre de 2012

COMPARTE
COMENTA
* Campos obligatorios
Monitoreducador.org lo anima a comentar los artículos publicados al tiempo que le solicita hacerlo con ánimo constructivo y desde el sentido común, por lo que se reserva el derecho de no publicar los comentarios que considere inapropiados , que contengan insultos y/o difamaciones. La publicación de los comentarios no será automática sino posterior a su validación, y estos reflejarán en todo caso la opinión de los lectores y no de la publicación. El sistema almacenará los comentarios junto con su dirección IP
XaviVillalvilla
Xavi Villalvilla
Román Álvarez
Román Álvarez
SÍGUENOS
ME 179
Monitor Educador 179
En este número, Monitor Educador propone una reflexión sobre el consumo...
Edita: Didania :: Federación de Entidades cristianas de Tiempo Libre
En convenio con: Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales
Coordina: Fundación Pere Tarrés