El punto de encuentro del tiempo libre educativo
28 de junio de 2017
02/03/2017 10:05h
Es tiempo de aire libre
Gabriel Saiz
Monitor, biólogo y educador ambiental

Si, está confirmado. El “déficit de naturaleza” es una realidad en las sociedades urbanas actuales. Situación en la que “malviven” multitud de niños y jóvenes que se ven privados de un factor en su crecimiento que afecta al desarrollo cognitivo y al comportamiento.

 

Los humanos evolucionamos durante miles de años como seres totalmente insertados en la naturaleza, y como tal, todavía tenemos inscrita en nuestro genotipo esa afinidad. Es lo que se conoce como la “teoría de la biofilia”. Visto así, no es de extrañar que este alejamiento de la naturaleza cause trastornos en niños y adultos. Si durante años el contacto con la naturaleza se ha adoptado como terapia (“recetando” paseos por el bosque), las nuevas tendencias apuestan por un enfoque preventivo: favorecer nuestra experiencia en el campo para un mejor desarrollo.

 

¿Puede el tiempo libre educativo potenciar un cambio en esta situación? La respuesta es sí. Desde las entidades de tiempo libre se puede y se debe contrarrestar esta situación que afecta a niños y jóvenes de las ciudades. Ya no sólo se trata de hacer actividades educativas en el tiempo libre, sino de hacerlas al aire libre, en contacto íntimo con la naturaleza, buscando lo más vital.

 

Como entidades educativas en el tiempo libre, nuestra meta es el desarrollo de las personas. Desarrollo integral que hoy pasa por potenciar cada una de las facetas que llevamos dentro, las famosas inteligencias múltiples de H. Gardner, de las cuales hay una, la inteligencia naturalista, que hace referencia a la capacidad de relación y comprensión de los procesos que nos rodean, de entendimiento con la naturaleza, que no puede desarrollarse más que al aire libre, con la observación y la exploración, habilidades innatas en todo niño.

 

Aunque cada vez disponemos de más recursos en la urbe: cines, exposiciones, ludotecas…, y aun disponiendo de confortables locales, no debemos olvidar que nuestro sitio por naturaleza está ahí fuera, esperándonos con inmensidad de estímulos que percibir, prender y aprender. Y ¡gratis!

 

Desde las excursiones al campo en cualquier época, a unos juegos en el parque, la búsqueda de elementos naturales con los que realizar talleres, plantaciones y huertos, talleres de observación de estrellas, aves, plantas…, campamentos de los de verdad (en el campo y con tienda de campaña), etc. Una serie de propuestas que deben ocupar un puesto destacado en nuestras programaciones. Ya no se trata de un medio, de un marco dónde realizar las actividades, sino de la actividad en sí misma, con objetivos como experimentar con lo vivo, con los elementos, despejar la mente y desarrollar nuestros potenciales. Disfrutar, dejarnos seducir por la naturaleza y conmovernos, sobretodo conmovernos, sin miedos.

COMPARTE
COMENTA
* Campos obligatorios
Monitoreducador.org lo anima a comentar los artículos publicados al tiempo que le solicita hacerlo con ánimo constructivo y desde el sentido común, por lo que se reserva el derecho de no publicar los comentarios que considere inapropiados , que contengan insultos y/o difamaciones. La publicación de los comentarios no será automática sino posterior a su validación, y estos reflejarán en todo caso la opinión de los lectores y no de la publicación. El sistema almacenará los comentarios junto con su dirección IP
XaviVillalvilla
Xavi Villalvilla
Román Álvarez
Román Álvarez
SÍGUENOS
ME 179
Monitor Educador 179
En este número, Monitor Educador propone una reflexión sobre el consumo...
Edita: Didania :: Federación de Entidades cristianas de Tiempo Libre
En convenio con: Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales
Coordina: Fundación Pere Tarrés